Perder peso no es tarea fácil

Perder peso requiere constancia y disciplina, caracteres que muchas veces no se han desarrollado completamente en nosotros. Pero, por más arduo que suene, quemar esa grasa que tanto odias es algo que se puede lograr.

Para perder peso, no hace falta que emprendas tortuosas misiones. De hecho, el curso natural del organismo es quemar la grasa acumulada, pues es esta la reserva de energía del cuerpo.

Así que la lógica nos dice que debemos hacer que el cuerpo utilice estas reservas de energía en forma de grasa para perder peso. Ahora, ¿cómo logramos esto?

Te tenemos varias formas que puedes aplicar desde hoy, estimulando el organismo a darte resultados en poco tiempo.

Ten una Vida Activa

Más allá del obvio consejo de hacer ejercicio, te podemos decir que un estilo de vida sedentario es el enemigo número uno, tanto para la estética como para la salud en general.

Los trabajos modernos, muchos de ellos detrás de un escritorio, nos han llevado a experimentar decenas de horas de sedentarismo cada semana. Esta inactividad hace que el cuerpo consuma pocas calorías, transformando el excedente de nuestra alimentación en tejido adiposo.

Aunque tengas un trabajo de escritorio, tu misión es que tu cuerpo esté siempre en marcha. Dentro de la oficina, procura caminar y estirarte durante los descansos. Fuera de ella, el ejercicio es una necesidad.

Así sea un ejercicio ligero, se contribuye a que el metabolismo esté en marcha y se quemen más calorías.

Adopta Hábitos Alimenticios Sanos

No importa cuánto te ejercites, si tienes una alimentación pésima vas a tener grasa de más. Perder peso se hace una misión imposible cuando se le resta relevancia a lo que comemos.

Sin embargo, si deseas quemar grasa y alcanzar un peso ideal, no es necesario que te conviertas en vegetariano. Lo que puedes hacer es hacer ajustes a tu dieta actual, reduciendo las calorías, involucrando más vegetales y disminuyendo el consumo de alimentos procesados.

Dos puntos clave para mejorar tu alimentación y perder peso es reducir la ingesta de azucares y sal. Mientras que el azúcar daña de forma importante la salud y contribuye con la creación acelerada de tejido adiposo, la sal contiene altos niveles de sodio, lo que nos hace retener líquidos.

No obstante, alcanzar una alimentación óptima va más allá. Puedes empezar incluyendo los vegetales y reduciendo los productos procesados, el azúcar y la sal, pero pasado el tiempo será necesario que sigas haciendo ajustes favorables.

Elige Suplementos Beneficiosos

Existen nutrientes escasos en nuestras dietas que son prácticos y funcionales para perder peso. Para poder aprovecharlos al máximo, debemos tomarlos en forma de suplementos. Estos productos apalancan el proceso de quemar grasa.

Entre los suplementos más populares para este fin encontramos los ácidos grasos esenciales omega 3, cafeína, extracto de semillas verdes de café, extracto de té verde, CLA y el extracto de Garcinia cambogia.

Las dos características en común entre estos suplementos es que todos son en base a ingredientes naturales y que logran la pérdida de peso a través de medios similares: acelerando el metabolismo, reduciendo el apetito y debilitando el tejido adiposo a nivel bioquímico.

Que le parecio este articulo?
[Total: 0 Promedio: 0]

Pin It on Pinterest

Shares