Existen pautas muy simples que pueden facilitar la recuperación física, pero la real eficacia se encuentra en su combinación, estas son, un buen plan de alimentación, duchas frías, descansar y una correcta suplementación.

 

1. Tomar aceite de pescado | Omega 3

Se ha vinculado a la reducción de la inflamación, lo que ayuda a combatir el dolor que acompaña a un día o un período de sesiones, levantando objetos pesados.

Las formas en que se presenta los suplementos de aceite de pescado, se llaman Omega 3 y pueden venir en presentaciones en cápsulas y en forma líquida, el Omega 3 es un producto que todos los atletas deberían incluir en su arsenal de suplementos.

 

2. No llegar a la extenuación física.

Si bien muchos atletas lo hacen en un par de entrenamientos por mes, no es aconsejable hacerlo en forma sistemática ya que nos llevará a chocar con la pared, pudiendo dañar la capacidad de su cuerpo para la recuperación de sus más fuertes fibras musculares y se agotara sus proteínas, así como también las reservas de hidratos de carbono.



3. Una bebida después de la sesión.

Una bebida con una combinación de alta en carbohidratos y proteínas en polvo, tan pronto como haya terminado el entrenamiento evite el desgaste muscular y de inmediato comienza la reparación.

Puedes usar una bebida de carbohidrato combinado con aminoácidos de cadena ramificadas (BCAA) y glutamina, o puede usar suplementos con con la correcta dosificación para ayudarlo con su recuperación, estas las puedes encontrar en tiendas de vitaminas y suplementos bajo la categoría bebidas de recuperación.

Un Ejemplo clásico podría ser avena con proteina en polvo, y la puede reforzar con 5 gr de glutamina.

Unos 30 a 45 min después de tu entrenamiento sería ideal una fuente de proteína sólida como una pechuga de pollo o pescado o tuna o hasta un buen filete de carne (que la carne no sea tu alternativa de todos los días).

 

4. Un buena ducha

Cuando se esté en la ducha después de una sesión de ejercicios, llevar el agua fría hasta donde se pueda soportar y dejando golpear a los músculos durante un minuto. Luego de inmediato cambiar a el agua tan caliente como se puede resistir por un minuto más.

Repita el proceso varias veces. Las temperaturas contrastantes generan un  rubor de sangre en los músculos o activación de la micro-circulación, proporcionando nutrientes esenciales y acelerando la velocidad de recuperación.

 

5. Dormir

Tu cuerpo libera la hormona del crecimiento mientras duerme, que es sumamente importante para la recuperación total de tu cuerpo. Quedarse hasta tarde todas las noches le priva de la capacidad de construir músculo.

Asegúrese de obtener de 8 a 10 horas de sueño reparador y pasar a una siesta durante el día, siempre que sea posible.

 

Que le parecio este articulo?
[Total: 0 Promedio: 0]

Pin It on Pinterest

Shares